Publicado: 27 de Marzo de 2018 a las 07:34

Que es un aceite Esencial

Los aceites esenciales se definen como sustancias olorosas que se obtienen de las glándulas secretoras de diferentes partes de las plantas aromáticas mediante destilación por arrastre en corriente de vapor de agua. También son aceites esenciales las sustancias obtenidas por presión de la corteza de los cítricos, a las que comúnmente vamos a llamar esencias.

En un aceite esencial pueden encontrarse, en muy diversas concentraciones, numerosas moléculas que poseen propiedades terapéuticas, así como otras sin actividad y que pueden ser las responsables, por ejemplo, del aroma característico de cada aceite.

Los aceites esenciales, a pesar de tener esta denominación, no son sustancias grasas, sino que son sustancias que no se mezclan con el agua, son inmiscibles en agua, mientras que son solubles en otros aceites, los vegetales, que en muchas ocasiones se convierten en el vehículo perfecto para su aplicación en la piel, además de sumar sus propios beneficios, que como veremos en otro post, también aportan.

Un aceite esencial tiene un número elevado de sustancias activas como dijimos antes, y dependiendo de cual o cuales sean las que aparecen en mayor concentración, le darán al aceite unas características diferentes que hará que utilicemos uno u otro en función de lo que queramos tratar y los resultados que queramos obtener. Así, por ejemplo, nos encontramos con las más de 250 moléculas activas que han sido aisladas en el Eucalipto o las más de 40 que se encuentran en el conocido Arbol del Té.

Conocer los aceites esenciales y sus usos profundamente, es fundamental a la hora de saber cual es el más adecuado, y de esta forma evitar posibles errores que conlleven reacciones indeseables y que puedan producirnos algún daño. Al contrario, el buen uso de los aceites hará que podamos resolver muchos problemas de la piel de la forma más natural sin la intervención de la química de síntesis. Así mismo, es importante que los aceites esenciales sean de la mejor calidad, para garantizar que los principios activos que necesitamos también lo sean y poder obtener de ellos todos los beneficios que son capaces de ofrecernos.